Enfermera QuirófanoNoticias

Cuidados para Prevenir la Hipotermia Perioperatoria.

Por 11 abril, 2019 junio 12th, 2019 No Comments

La Hipotermia Perioperatoria es una situación que como enfermeras de quirófano debe preocuparnos, al tratarse de un evento indeseable que afecta a los pacientes que son sometidos a una intervención quirúrgica y que por tanto afecta a su seguridad.

Se considera que entre un 25% y 90% de todos los pacientes sometidos a cirugía electiva, sufren hipotermia perioperatoria no intencionada (temperatura central inferior a 36 °C). Ésta se encuentra asociada a un aumento de la morbimortalidad debido a: incremento en el riesgo de infección de herida quirúrgica, complicaciones cardíacas, aumento de las pérdidas de sangre, alteraciones de la coagulación y aumento del tiempo de ingreso hospitalario. Sin olvidarnos de la gran sensación de incomodidad y disconfort que provocan en el paciente los escalofríos. (1)

Hipotermia provocada por factores como el efecto secundario de la anestesia general y regional, las patologías propias del paciente, edad (mayor riesgo en mayores de 65 años) el tipo de fármacos empleados, el tipo de cirugía y la temperatura ambiente del quirófano, entre otros. Influyendo ésta última en la temperatura corporal postoperatoria del paciente, siendo significativamente más alta en quirófanos con temperaturas entre 21-24 °C, que en quirófanos más fríos 18-21 °C. Por este motivo, se recomienda una temperatura ambiente en el quirófano de al menos 21 °C para adultos y al menos 24 °C para niños. (2)

Como podéis ver, se trata de un tema de gran importancia, en el que las Enfermeras de Quirófano tenemos mucho que aportar, prestando cuidados que garanticen la Normotermia del paciente quirúrgico y que ayuden a evitar complicaciones durante la intervención, favorezcan el buen desarrollo del postoperatorio y faciliten su recuperación.

En la actualidad y a pesar de las evidencias disponibles, sigue existiendo una gran variabilidad en la práctica clínica asistencial. En el esfuerzo por unificar las actuaciones destinadas a prevenirla, nos podemos encontrar con dos Guías de Práctica Clínica que nos pueden servir de referencia para nuestro trabajo diario.

  • GPC NICE sobre el manejo de la Hipotermia Perioperatoria Inadvertida (última actualización año 2016) (3)
  • GPC de hipotermia perioperatoria no intencionada de la SEDAR (año 2018) (4)

Las medidas destinadas a la prevención de la misma se centran en los métodos de calentamiento activos o pasivos; y la utilización de unos u otros, dependerá de los recursos que tengamos disponibles en nuestro entorno, así como del estado del paciente.

Por método de calentamiento pasivo, vamos a entender cualquier método que intente limitar la pérdida de temperatura corporal, a través del aislamiento (p.ej. cubrir al paciente con una manta); mientras que por método de calentamiento activo, entenderemos aquel que aumenta la temperatura corporal mediante el calentamiento externo y/o interno (p.ej. mantas de aire caliente, suero de irrigación caliente).

La Sociedad Española de Anestesia y Reanimación recomienda la medición de la temperatura corporal a todos los pacientes sometidos a una anestesia general mayor de 30 minutos o cuya cirugía dure más de 1 hora, independientemente de la técnica anestésica empleada.

Con respecto a los medios para la medición de la temperatura corporal central y la localización, los dispositivos más eficaces serán los tipo termistor y las localizaciones que nos proporcionarán una medición más real serán: arteria pulmonar, membrana timpánica, nasofaringe y esófago distal. La medición de la temperatura a nivel de la piel se considera poco precisa debido a que presenta una diferencia con la del compartimento central entre 2 °C y 4 °C.

ERRORES FRECUENTES QUE FAVORECEN LA HIPOTERMIA PERIOPERATORIA.

enfermera quirofano

CUIDADOS PERIOPERATORIOS. GUÍA NICE.

Los Cuidados vendrán derivados del Diagnóstico Enfermero 00254. Riesgo de Hipotermia Perioperatoria.

CUIDADOS PREOPERATORIOS.

  • Valorar de forma individual el riesgo de hipotermia de cada paciente. Los pacientes serán catalogados de mayor riesgo si presentan dos de las siguientes:
    • ASA grado II a V (cuanto más alto sea el grado mayor riesgo).
    • Temperatura por debajo de 36 °C (calentamiento preoperatorio no es posible por urgencia clínica).
    • Pacientes que necesiten anestesia general o regional combinada.
    • Pacientes sometidos a cirugía mayor o cirugía mayor ambulatoria.
    • Pacientes con riesgo cardiovascular.
  • Asegurar que los pacientes se mantiene abrigados mientras esperan la cirugía. Proporcionar métodos de calentamiento pasivo.
  • Medir y registrar la temperatura del paciente 1 hora antes de su traslado a quirófano. En caso de temperatura inferior a 36 °C utilizar manta de aire caliente.
  • Trasladar a quirófano cuando la temperatura sea igual o mayor a 36 °C (excepto en caso de urgencia).

CUIDADOS INTRAOPERATORIOS.

  • Medir la temperatura del paciente antes de la inducción de la anestesia y después cada 30 minutos.
  • La inducción anestésica no debe comenzar si la temperatura es menor de 36 °C (excepto situaciones de urgencia).
  • La temperatura del quirófano será de 21 °C mientras que el paciente esté expuesto. Una vez conectada la manta de aire caliente, se podrá bajar para favorecer las condiciones de trabajo.
  • Cubrir al paciente durante todo el tiempo intraoperatorio para evitar las pérdidas de calor y sólo exponer durante la preparación quirúrgica.
  • Calentar los líquidos intravenosos  (500 ml o más) y los hemoderivados  a 37 °C utilizando un dispositivo de calentamiento de líquidos.
  • Calentar todos los líquidos de irrigación utilizados durante la intervención a una temperatura de 38-40 °C.
  • Utilizar manta de aire caliente en los pacientes con un mayor riesgo de anestesia y anestesias menores de 30 minutos.
  • Utilizar manta de aire caliente en todos los pacientes cuya anestesia dure más de 30 minutos a partir de la inducción de la misma.
  • El ajuste de la temperatura de la manta térmica comenzará al máximo y se modificará progresivamente para mantener la temperatura del paciente al menos en 36.5 °C.

CUIDADOS POSTOPERATORIOS.

  • En la unidad de reanimación postanestésica medir la temperatura cada 15 minutos.
  • Utilizar manta de aire caliente en el caso de que la temperatura del paciente sea menor de 36 °C y medirla cada 30 minutos.
  • No dar el alta a pacientes con temperatura inferior a 36 °C.

 

Espero que te haya gustado el post  y espero tus aportaciones para seguir creciendo.

Y a tener siempre presente

«Cuidar como nos gustaría que nos cuidaran

y si es con una sonrisa mejor».

Bibliografía.

 

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.